¿Estás interesado? Contactar


Televigilancia

Eficiente sistema de cámaras de seguridad para tu empresa.

¿Qué es televigilancia?

Mejora la seguridad de tus activos físicos y de tu personal. Controla tus procesos operativos mediante sistemas de televigilancia con gestión remota, capaces de adaptarse a las distintas necesidades y ambientes.

Aumenta la seguridad de tus activos físicos y del personal

Control de tus procesos operativos

¿Qué es un sistema de televigilancia?:

Un sistema de televigilancia es una potente solución que combina la tecnología digital, cámaras de vigilancia IP, sistemas de alarmas y de control y servidores. Consta de un servidor de cámaras (NVR) que recibe la información proveniente del sistema de televigilancia y sensores, procesándola para ejecutar acciones programadas y grabando en formato digital la información en video o fotografías. Además, el servidor de cámaras de vigilancia es un centro de transmisión de datos que envía a cada computador (PC común) que lo requiera la información recopilada, las imágenes grabadas y lo que está ocurriendo en vivo, inclusive transmitiendo a través de Internet a cualquier parte del mundo la información que se necesite. Un sistema de televigilancia admite integración con aplicaciones que le agregan inteligencia, permitiendo detección de movimiento, conteo de personas, reconocimiento de perfiles de público, acciones ante estímulos predefinidos, entre otros.

Un sistema de televigilancia es utilizado principalmente para:

  • Detección de sospechosos o intrusos.
  • Seguridad del personal.
  • Monitorear lo que está ocurriendo y llevar un registro de grabación.
  • Monitorear y coordinar procesos industriales.
  • Prevenir robos.

Desde un computador cualquiera conectado a la misma red de datos del servidor de cámaras o desde Internet, más claves de acceso, se puede acceder a toda la información registrada por nuestras cámaras de seguridad, sensores y alarmas, desde cualquier parte del mundo. Además, el servidor de cámaras es un vigía que está alerta las 24 horas, registrando todo lo que sucede, grabando según programación previa, avisando vía email o mediante llamada telefónica la presencia de intrusos o eventos no esperados, encendiendo o apagando interruptores, entre otras acciones.